Poly presenta las conclusiones del estudio sobre la evolución del lugar de trabajo

Según las conclusiones del estudio de Poly sobre la evolución del lugar de trabajo destaca la necesidad de la igualdad laboral y una total homogeneidad en las reuniones para los trabajadores híbridos. Foto: Poly

Poly ha publicado un nuevo informe internacional sobre la evolución del lugar de trabajo que analiza también el cambio de actitud de los empleados respecto al modelo tradicional de oficina con horario laboral de 9 a 6.

Este estudio es el resultado de una encuesta llevada a cabo entre 7.261 trabajadores híbridos de Reino Unido, Francia, Alemania, España, Suecia, Polonia y Emiratos Árabes Unidos. El informe examina cómo han evolucionado las actitudes y los comportamientos: desde los patrones y cultura laborales hasta la frustración y el ruido, pasando por la forma de vestir.

«Casi dos terceras partes de los trabajadores híbridos (64 %) creen que la cultura de la oficina ha cambiado para siempre», resalta Dave Shull, presidente y consejero delegado de Poly. «El auge del trabajo híbrido es una señal de que nuestra vida profesional va a seguir transformándose. La equidad laboral y la igualdad de experiencias de los empleados están ahora al centro de todos los debates, ya que tanto las empresas como los trabajadores están adoptando nuevas formas de llevar a cabo sus tareas. Por eso, Poly está ayudando a sus clientes a enfrentarse a este cambio, permitiéndoles crear experiencias equilibradas y que se adapten a las necesidades de cada persona para todos los empleados, independientemente de su ubicación».

Por su parte, Paul Clark, vicepresidente senior de ventas de Poly en la región EMEA comenta: «Nuestra investigación concluyó que la mayoría de los trabajadores (58 %) percibieron que el auge del trabajo a distancia ha supuesto que siempre estén «en activo» y siempre disponibles, siendo incapaces de relajarse o desconectar del trabajo». Y añade: «Aunque muchos siguen disfrutando de las bondades del trabajo híbrido -como el equilibrio entre la vida personal y la profesional; dormir un poco más y pasar tiempo con la familia- otros se sienten marginados y desconectados. Por ejemplo, un 52 % de los trabajadores híbridos o en remoto piensan que podrían verse discriminados o ser tratados de forma diferente a los que trabajan presencialmente toda la jornada. De igual modo, algunas personas sienten ansiedad ante la vuelta a la oficina y un 42 % de los encuestados reconoce que podrían reaccionar de manera airada si sus compañeros hacen demasiado ruido. Desgraciadamente, son los más jóvenes –muchos de los cuales se incorporaron a la plantilla durante la pandemia– quienes sienten de forma particular esta tensión. Del 62 % que dijo no haber estado todavía en su nueva oficina, la gran mayoría (un 72 %) indicó que la idea de tener que ir a ella le provocaba insomnio. Para que el trabajo híbrido sea un éxito, estas cuestiones deben abordarse sin ambages. Las empresas deber seguir centrándose en sus empleados, facilitándoles las herramientas necesarias para llevar a cabo su trabajo en este nuevo entorno».

El trabajo flexible frente a estar siempre conectado

La investigación sugiere que el modelo de trabajo híbrido ha llegado para quedarse. A un 82 % de los encuestados le gustaría teletrabajar al menos un día a la semana en el futuro y un 54 % afirma que preferiría repartir el tiempo equitativamente entre su casa y la oficina. Una de las tendencias de esta transición es el surgimiento de la «flexibilidad en la forma de trabajar», con la que los empleados disponen de una mayor autonomía sobre cuándo hacer su trabajo. Dos tercios de los empleados (69 %) dijeron que el modelo con horario fijo de 9 a 6 se ha visto sustituido por el de trabajo más flexible. En este sentido, preguntados por las ventajas del teletrabajo, las tres principales respuestas fueron: evitar largos desplazamientos; conseguir un mejor equilibrio entre la vida personal y profesional; y sentirse menos estresados. De forma similar, cuando se les preguntó qué echarían de menos de teletrabajar, las respuestas fueron: quedarse un poco más en la cama, pasar más tiempo con la familia y acabar la jornada laboral a su hora.

Aversión al ruido

El informe sugiere que el regreso a la oficina provoca sentimientos encontrados. Mientras que muchos empleados echan de menos la camaradería y ver a sus compañeros y clientes, otros están nerviosos y preocupados por si se resiente su rendimiento. Lo que es evidente es que para muchos encuestados los cambios de este último año han llegado para quedarse y un 64 % de los trabajadores piensa que la cultura de la oficina ha cambiado para siempre. En consecuencia, aunque muchos quieren volver a la oficina, su papel y las reglas de etiqueta a seguir en ella probablemente evolucionarán.

La encuesta sugiere que el ruido será un tema candente para los trabajadores que regresen a su lugar de trabajo y un potencial foco de fricción entre los empleados. De hecho, un 56 % se mostró preocupado por que los niveles de ruido en la oficina les vuelvan menos productivos, y a un 42 % le preocupa llegar a reaccionar de forma iracunda si sus compañeros hacen demasiado ruido.

A pesar de estas preocupaciones, los trabajadores tienen ganas de más interacción personal. Las charlas en la oficina, salir a comer con clientes o compañeros, y la camaradería figuran entre las tres cosas principales que los trabajadores echan de menos de la oficina.

Cambios hasta en la imagen

La imagen corporativa también ha cambiado. Incluso sectores como el de servicios financieros, en los que se espera que los empleados mantengan ciertas normas de etiqueta en su vestuario, se están volviendo ahora más relajados. De hecho, un 61 % de los trabajadores de este sector cree que el trabajo híbrido ha propiciado la «muerte del traje», un resultado que queda ocho puntos por encima de la media de los trabajadores en general (53 %).

«El papel de la oficina y el uso que la gente quiere hacer de ella está cambiando. Es evidente que las personas anhelan tener más interacción a raíz del teletrabajo y tienen ganas de volver a la oficina», resalta Clark. «Sin embargo, el ruido es una preocupación legítima para muchos, especialmente para aquellos trabajadores más jóvenes que son nuevos en la plantilla o empiezan en un nuevo entorno. Para abordar el auge de la aversión al ruido, las organizaciones deben dotar a sus empleados de tecnología adecuada como pueden ser productos de cancelación de ruido, a fin de reducir las distracciones, mejorar la productividad y garantizar una experiencia homogénea. En la medida de lo posible, las organizaciones también deberían recurrir a la creación de espacios silenciosos (cabinas, más salas, más distancia entre escritorios), equipados con la tecnología adecuada».

Impacto en los trabajadores jóvenes y sus futuras carreras

Las conclusiones subrayan el impacto que ha tenido el teletrabajo en los trabajadores jóvenes y cómo podría poner en riesgo sus carreras profesionales, con muchos de ellos preocupados por el regreso a la oficina. Dos quintas partes de todos los encuestados no llegaron a visitar su nueva oficina, bien porque su empresa se había trasladado o porque se incorporaron durante la pandemia. El porcentaje escala al 62 % en la franja de edad de 18 a 24 años. De los jóvenes trabajadores que aún no han pisado su oficina, un 72 % dijeron que pensar en entrar en la oficina por primera vez, así como los posibles niveles de ruido aparejados, no les dejaba dormir.

Los empleados más jóvenes también mostraron su preocupación por el impacto del teletrabajo en su capacidad para relacionarse y comunicarse con sus compañeros, y a muchos de ellos les inquieta que esto pueda ser un lastre en su carrera.

El caso de España

A diferencia del resto de países de la encuesta, España es donde más se ha fortalecido la percepción de que el trabajo tradicional con horario de 9 a 18 horas se ha acabado para siempre. Así lo afirma, muy convencido, el 42% de los entrevistados españoles frente a una media general del resto de países que ronda el 26%. Asimismo, un 32% de nuestros conciudadanos, e independientemente de las franjas de edad, ha indicado que la posibilidad de trabajar dos días en remoto y tres en la oficina es la opción más eficiente y deseada.

Por lo que se refiere a los beneficios, la reducción de gastos, tanto en términos económicos como de tiempo, ha resultado ser una de las principales ventajas del trabajo híbrido para la mayoría de los españoles. De hecho, el 40% de los encuestados en nuestro país ha evidenciado el ahorro de tiempo en términos de desplazamiento que el trabajo flexible conlleva, mientras que alrededor del 34% ha subrayado los beneficios en términos de gastos monetarios que esta forma de trabajar ofrece. Asimismo, más de un tercio de los entrevistados (28%) ha subrayado la posibilidad de pasar más tiempo con la propia familia gracias al trabajo flexible, así como el incremento de la productividad (28%).

Desde el punto de vista de los problemas que esta nueva forma de trabajar puede causar, la mayor preocupación de los españoles ha resultado ser la línea sutil que separa el concepto de flexibilidad con el estar siempre conectados. Así lo ha declarado el 28% de los entrevistados, que ha resaltado estar preocupado por la posibilidad de que el trabajo en remoto se perciba como una disponibilidad constante y sin interrupciones. Por otra parte, también la falta de los momentos de camaradería con los compañeros, que está comprobado que ayudan a aliviar el estrés, reducen el aburrimiento y mejoran la colaboración, es uno de los elementos que más se echan en falta con el trabajo hibrido, seguido por la falta de tecnologías más eficientes cuando se trabaja desde casa.

Recomendaciones de Poly

Poly recomienda que las empresas piensen cuidadosamente cómo van a gestionar cualquier eventual transición hacia una forma de trabajo híbrido más permanente. A continuación, una lista de las principales recomendaciones:

  • Entender a los empleados para comprender realmente los distintos tipos de personalidad y las preferencias de estilo de trabajo dentro de la empresa, para que todo el mundo pueda dar lo mejor en su trabajo.
  • Equipar a la plantilla que trabaja de forma flexible con las herramientas adecuadas para llevar a cabo sus tareas desde cualquier lugar. El vídeo se ha convertido de facto en la forma en la que se conectan los equipos, aunque su calidad y experiencia pueden variar enormemente.
  • Modernizar los espacios de reunión centralizados, permitiendo al mismo tiempo la capacidad de conexión y colaboración independientemente de dónde se conecte cada participante.

«A fin de sacar partido a los beneficios del trabajo híbrido, las organizaciones deben pensar primordialmente en las personas, la tecnología y los espacios», concluye Clark. «En primer lugar, las empresas tienen que entender los distintos perfiles de sus empleados y sus estilos de trabajo. En segundo lugar, necesitan definir claramente su oficina del futuro: ¿Qué espacios serán necesarios? ¿Habría que crear más zonas tranquilas en las que trabajar y colaborar? Hacer esto permitirá a las organizaciones comprender mejor sus necesidades tecnológicas para ayudar a que su plantilla sea más feliz y productiva. Y, lo que es más importante, garantizará que la experiencia sea homogénea para todos, sin importar el lugar, el momento o la forma en que trabajan. Esto permitirá que todos puedan recoger los frutos y hacer que el trabajo híbrido funcione realmente».

El estudio completo, en inglés, se puede descargar en la web de Poly.

Acerca de Redacción 436 Articles
SMART INTEGRACIONES MAG es el mag pro de la integración del universo digital. Trata de las integraciones tecnológicas en las áreas de Audiovisual, Seguridad y Control, Smart Home & Smart Building, Distribución y Redes, que hacen que nuestro futuro sea más seguro, ecológico e inteligente.

Se el primero en opinar

Deja un comentario

Tu dirección de email no se publicará.


*