Quayside: la ciudad del futuro de Google, pendiente del visto bueno de Toronto

Proyecto QuaySide Toronto, la Smart City de Google - Smart Integraciones Mag, Audio, Video, Seguridad, Smart Building y Redes

Desde hace más de dos años, la ciudad de Toronto (Canadá) encabeza la lista de proyectos de Smart Cities con su elección para la construcción de la llamada «Google City«.

Es en un barrio de la ciudad, Quayside, donde se espera que surja un área futurista de 5 hectáreas de la mano de Sidewalks Labs, una subsidiaria de Alphabet, la compañía matriz de Google. Esta publicó su plan de acción en junio, un documento de 1500 páginas … Ahora, solo queda por ver si la municipalidad validará el proyecto para finales de año.

La ambición es convertirse en un laboratorio a gran escala, un demostrador global de lo que podría ser la ciudad del futuro, la llamada Smart City de la que todos hablamos, pero yendo un paso más allá de los proyectos actuales, partiendo desde cero. Sidewalk Labs ha seducido a Toronto con la idea de construir el espacio urbano más innovador (y por supuesto, conectado) del mundo. Y todo apunta a que lo podría lograr. Primero porque está reclutando a los mejores planificadores, arquitectos, CDO, especialistas en urbanismo, ingenieros, etc… del momento. Luego porque Sidewalks Labs planea la construcción de edificios de madera con balance energético positivo, en un entorno «hiperinteligente» y conectado, y el desarrollo de herramientas de consulta pública sin igual.

Un proyecto que comienza a materializarse un poco más desde el 17 de junio con la publicación del Plan Maestro de Innovación y Desarrollo (Master Innovation & Developpement Plan – MIDP). Un documento público de más de 1.500 páginas sobre el que el municipio tiene que trabajar ahora para decidir durante su consejo municipal, previsto para finales de 2019, si la ciudad inteligente de Google se construirá finalmente o no…

En el documento presentado, Google da una idea de como será la ciudad de sus sueños: los semáforos podrán medir la velocidad de los peatones que cruzan la carretera. Las carreteras podrán ensancharse de acuerdo con la intensidad del tráfico. Se instalarán sensores en las calles peatonales para medir el flujo peatonal. Incluso la tasa de ocupación de los bancos públicos será monitoreada en vivo. Se implementará un sistema de entrega de paquetes subterráneo y robots serán los encargados de recoger los residuos. Y ese nuevo barrio de Toronto, por supuesto, estará completamente conectada a Internet.

La multinacional insiste mucho en la calidad de vida de los habitantes, el hecho de favorecer la movilidad eficiente y la voluntad de construir edificios principalmente en madera. Se espera que Sidewalk Labs invierta cerca de 650 millones de euros en el proyecto, cuyo coste total será de miles de millones.

Preocupación y retos

Pero el proyecto no ha dejado a nadie indiferente y desde la presentación de este plan se han escuchado muchas voces críticas. «Este proyecto pone las políticas públicas en manos de una empresa privada, apartándolas de la democracia«, dijo Bianca Wylie, directora del Centre for International Governance Innovation. «No es una hoja de ruta para una ciudad inteligente, es un asalto a nuestra democracia«, exclamó Jim Balsillie, ex director de la compañía canadiense BlackBerry.

Está claro que aquí la recopilación y gestión de datos, pero especialmente su uso y protección, son temas cruciales de este proyecto que preocupan mucho. De echo, Sidewalk Labs es consciente de ello y en el MIDP se le dedican no menos de 150 páginas, principalmente para responder a los problemas planteados desde el lanzamiento del proyecto y al surgimiento de una protesta ciudadana cada vez más activa.

Para intentar suavizar las inquietudes, los datos del proyecto estarán abiertos por defecto y el operador trabaja en el desarrollo de un estándar de datos urbanos, así como a crear una estructura independiente responsable de estos datos.

Otro aspecto también preocupa: el carácter del barrio, o su Alma si prefieren llamarla así. Este último no se puede construir, sino que debe crecer, moldeado por sus habitantes y usuarios, con sus modos de vida y su forma de interactuar y relacionarse con el entorno. La imperfección natural no debe subestimarse porque una ciudad perfectamente diseñada no es natural y nos daría la sensación de carecer de vida. Y lo que Google pretende aquí no es menos que construir un vecindario desde cero …

Como vemos, el proyecto es muy ambicioso y puede sentar en gran medida las bases de las ciudades (inteligentes, por supuesto) del futuro. Pero los retos a los que se enfrentan sus creadores son grandes, y no hablamos aquí solamente de los tecnológicos. Los cambios que traerá consigo superarlos deberán ser aceptados, «digeridos» e integrados por los habitantes del barrio y la sociedad en general. Porque de ahí probablemente salga algo que vaya a tener un lugar importante en nuestro futuro…. y es mejor que nos guste.

Más información en la web de Sidewalk Labs

Acerca de Redacción 418 Articles
SMART INTEGRACIONES MAG es el mag pro de la integración del universo digital. Trata de las integraciones tecnológicas en las áreas de Audiovisual, Seguridad y Control, Smart Home & Smart Building, Distribución y Redes, que hacen que nuestro futuro sea más seguro, ecológico e inteligente.

Se el primero en opinar

Deja un comentario

Tu dirección de email no se publicará.


*